Los Sarmiento, condes de salinasorígenes y elevacion de una nueva clase señorial. Siglos XII-XVI

  1. Hegoi Urcelay Gaona
Dirigida per:
  1. César González Mínguez Director/a

Universitat de defensa: Universidad del País Vasco - Euskal Herriko Unibertsitatea

Fecha de defensa: 17 de d’octubre de 2007

Tribunal:
  1. Alfonso Franco Silva President/a
  2. José Ramón Díaz de Durana Ortiz de Urbina Secretari/ària
  3. Isabel Beceiro Pita Vocal
  4. María Concepción Quintanilla Raso Vocal
  5. Pascual Martínez Sopena Vocal

Tipus: Tesi

Teseo: 151144 DIALNET

Resum

En los últimos dos siglos medievales la Corona de Castilla asistió a una significativa renovación en las filas nobiliarias, no tanto en los apellidos de aquellos que ocupaban el escalón más alto de la sociedad feudal, sino en sus bases económicas, en las características de su relación con la monarquía, con otros miembros de la clase señorial o con sus vasallos. En buena medida, esta renovación se produjo a partir de los expedientes a los que recurrió una nobleza amenazada de desclasamiento por la progresiva pérdida de valor de sus ingresos desde las últimas décadas del siglo XIII. Así, la vinculación a la Corona, que le proporcionó señoríos jurisdiccionales, un cada vez mayor índice de participación en la renta feudal centralizada y que se ocupó de mantener su estatus jurídico, unida al gradual aumento de la presión sobre sus vasallos y a su creciente interés por el control de las actividades comerciales, contribuyeron decisivamente al ascenso de un elevado número de linajes, especialmente desde los años centrales del siglo XIV. Este ascenso, en el caso de los Sarmiento, no se produjo, por lo tanto, debido exclusivamente a su apoyo a Enrique II o a su acierto en las alianzas matrimoniales y políticas, sino que obedeció también a los citados factores estructurales. No estamos ante un ascenso fulgurante, sino ante un proceso lento y lleno de altibajos que comenzó en los años centrales del siglo XII con los servicios prestados por Martín Díaz y sus descendientes a los monarcas y a los nobles más importantes de la región terracampina, ascenso inicial que contó con la fundación del monasterio de Santa María de Benevívere en 1169 como hito decisivo.