Estructuras y formas de poder aristocrático en la tierra de campos oriental durante la plena Edad Media

  1. Andrés Barón Faraldo
Dirigida por:
  1. Pascual Martínez Sopena Director

Universidad de defensa: Universidad de Valladolid

Fecha de defensa: 08 de julio de 2002

Tribunal:
  1. Julio Valdeón Baruque Presidente
  2. Carlos Manuel Reglero de la Fuente Secretario
  3. José María Mínguez Fernández Vocal
  4. Vicente Ángel Álvarez Palenzuela Vocal
  5. Miguel Calleja Puerta Vocal
Departamento:
  1. Historia Antigua y Medieval

Tipo: Tesis

Teseo: 89922 DIALNET

Resumen

Se procede en el presente estudio al análisis de los grupos aritocráticos en el marco geográfico de la zona oriental de la comarca Castellano-Leonesa de tierra de campos durante los siglos de la plenitud medieval, más concretamente desde el siglo X hasta mediados del XIII. En un primer plano se intenta analizar la implantación territorial en la comarca de los distintos sectores que configuran la aristocracia laica, no sólo de los grandes magnantes, sino también de aquellos individuos que integran los denominados sectores inferiores de la aritocracia, procurando establecer cuales fueron los factores predominantes que dieron lugar a la consecucción del patrimonio dominical. En segundo lugar, se aborda el comportamiento de los miembros de la aristocracia en el plano de las relaciones con la monarquía. La relación de vasallaje existente entre el monarca y los miembros de la aristocracia, determinó que a cambio de la concesión de una ayuda de índole guerrera cuando éste así la solicitase, procediera a el otorgamiento tanto de bienes dominicales, como de distintas honores o feudos para su disfrute y gobierno. En un tercer plano, la temática se situa en la relación existente entre los poderes superiores que configuraban el orden feudal. Primero en el propio seno de la aristocracia, en donde priman las estructuras familiares de parenteso y herencia, y las estructuras de vasallaje, superponiéndose claramente estas últimas a las anteriores. Por último, ya en cuarto lugar, se hace referencia a la gran propiedad feudal, analizando tanto su formación como la división de esta última en unidades básicas y de articulación, observándose a su vez como dicha gran propiedad constituyó para la aristocracia una importante fuente de ingresos derivados de los derechos señoriales sobre la tierra y los hombres, unos derechos que configuran la renta feudal que los miembros del campesinado están obligados a satisfacer.