Infeccion nosocomial en el siglo xxi. Estudio de prevalencia en el hospital clinico universitario de valladolid

  1. FERNANDEZ ESPINILLA, VIRGINIA
Supervised by:
  1. Javier Castrodeza Sanz Director

Defence university: Universidad de Valladolid

Fecha de defensa: 30 September 2009

Committee:
  1. Antonio Jimeno Carruez Chair
  2. José María Eiros Bouza Secretary
  3. Luis Carlos Abecia Inchaurregui Committee member
  4. Vicente Monge Jodra Committee member
  5. Ángel Gil de Miguel Committee member
Department:
  1. Pathological Anatomy, Microbiology, Preventive Medicine and Public Health, Legal and Forensic Medicine

Type: Thesis

Teseo: 276364 DIALNET

Abstract

Las infecciones hospitalarias o nosocomiales, son las que se adquieren como consecuencia del ingreso en un hospital y constituyen uno de los problemas sanitarios más relevantes en este siglo. Es imprescindible disponer de información epidemiológica actualizada. Dentro de la asistencia sanitaria especializada,constituyen un reto en la disminución de los efectos adversos inherentes a la hospitalización y un pilar esencial en la mejora de su seguridad de los pacientes ingresados. Es un estudio de prevalencia durante los años 2005 a 2008, en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid. Se inicia el estudio con un análisis descriptivo de las características generales de la población estudiada. A continuación se describe su distribución por áreas asistenciales y servicios del centro hospitalario.Se describe la distribución del total de pacientes respecto a diferentes variables de interés y a continuación se analizan los pacientes con infección en particular. Se estudia la distribución de los factores de riesgo asociados a la infección. Conclusiones de los resultados obtenidos en el estudio: La prevalencia de infección nosocomial en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid es similar a la descrita en el estudio nacional multicéntrico de referencia y se mantiene estable en el tiempo. La probabilidad de presentar infección hospitalaria en este hospital es mayor en hombres que en mujeres. El área de asistencia que presenta mayor porcentaje de infección intrahospitalaria es el de medicina intensiva, seguido del área quirúrgica. El servicio hospitalario donde está ingresado el paciente está relacionado con la probabilidad de padecer infección nosocomial, siendo el de cuidados intensivos el de mayor riesgo. Los factores de riesgo de infección en los enfermos difieren en función de su estado y patología de ingreso. El modelo de regresión logística de este estudio expone que los factores de riesgo de infección más determinantes en la probabilidad de tener infección nosocomial son la enfermedad pulmonar crónica, úlcera de presión, intervención quirúrgica, ventilación mecánica, sonda nasogástrica, catéter central de inserción periférica y catéter central. Sobre estos factores hay que aplicar las medidas de control de infección más relevantes. Las infecciones urinarias, quirúrgicas y respiratorias son las más prevalentes en el hospital. Se observa una relación directa entre el número de diagnósticos del paciente y la presencia de infección asociada al ingreso. En los enfermos con diagnóstico principal incluido en el grupo de enfermedades de la sangre y órganos hematopoyéticos, la infección hospitalaria es más prevalente. Los cocos Gram positivos y los bacilos Gram negativos se manifiestan como los microorganismos más aislados en total de los pacientes infectados incluidos en el estudio. En las infecciones nosocomiales, los agentes causales más frecuentes son Escherichia coli, Staphylococcus epidermidis y Staphylococcus aureus. Las quinolonas y las penicilinas son los antimicrobianos más pautados en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid en los últimos cuatro años. La duración de la estancia hospitalaria y infección nosocomial presentan relación estadísticamente significativa. Una política antibiótica de racionalización del uso de los antimicrobianos y un sistema de vigilancia y control eficientes de infección se consideran imprescindibles. En los hospitales del siglo XXI se impone el control de la infección nosocomial como elemento clave en los programas de calidad y seguridad del paciente.